Outlook del Cluster Manisero Argentino


Outlook del Cluster Manisero Argentino

El Complejo Maní está radicado en la provincia de Córdoba constituyendo una economía regional casi exclusivamente dedicada a la exportación. La industria manisera exporta el 80% de su producción. Desplazando a China y a Estados Unidos, Argentina se ha consolidado como el mayor exportador mundial de maní y la excelencia de sus productos es lo que le ha dado prestigio internacional a esta industria.

El Complejo Maní no exporta granos primarios ni commodities, sino manufacturas. El maní confitería argentino y sus productos derivados son apreciados y demandados en los mercados más exigentes del mundo. Argentina es el principal exportador global de maníes de alta calidad y el principal proveedor de maníes comestibles de la Unión Europea.

Entre las empresas maniseras hay pymes, cooperativas, compañías de capitales
nacionales y algunas de capitales extranjeros. Son muchos los pueblos rurales de Córdoba que sostienen sus economías gracias a la agroindustria manisera como única fuente significativa de empleo. Hoy, la cadena involucra cerca de 12.000 puestos de trabajo en más de 30 localidades. Hay cientos de puestos de trabajo dependientes de sectores vinculados casi exclusivamente con la producción manisera (agroquímicos, fabricación de equipos y maquinaria específica, laboratorios de control de calidad y certificación de cargas, transporte multimodal, ingeniería y tecnología agro-industrial para maní, investigación científica, construcción, comunicaciones e informática para la exportación del Complejo, etc.).

En el último quinquenio, el sector industrial manisero hizo inversiones por más de 50 millones de dólares. Actualmente, las plantas procesadoras cuentan con tecnología de última generación y la mayoría está entre las más modernas del mundo.

Cabe también mencionar el papel casi vital que cada empresa tiene en la vida de su comunidad ayudando a sostener el funcionamiento de escuelas, policía, bomberos, hospitales y consorcios camineros. Así también, desde hace años las firmas maniseras vienen destinando considerables sumas para el desarrollo de investigación científica.

Producción Primaria

Desde las etapas previas del ciclo de cultivo, --la preparación de la tierra y la elección de la semilla--, se trabaja con Buenas Prácticas Agrícolas. El Maní de Córdoba [1] se realiza en el marco de un sistema de producción sustentable, respetando las rotaciones adecuadas de acuerdo con estudios desarrollados por los INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) de Gral. Cabrera y de Manfredi. Los tratamientos se aplican previa evaluación del tipo de suelo, microclima de la zona, e historial del lote.

Los sistemas conservacionistas que hoy se emplean en la producción manisera argentina son tomados como ejemplo en muchos sectores productivos en otros países.

El productor manisero argentino es un agricultor de elite, especializado y ultraprofesionalizado. La destreza de los productores maniseros argentinos es reconocida en todos los países donde se siembra esta leguminosa. El maní es un cultivo de características biológicas y agronómicas muy particulares y de enormes costos de producción. En nuestro país se estima que actualmente hay unos 1600 productores maniseros; la mayoría pertenece a familias que han estado haciendo maní por 3 generaciones.

En los años 60 se cultivaban cerca de 700.000 Has de maní en la provincia de Córdoba. A partir de los 80, el avance de la soja fue desplazando a este cultivo regional de su zona central, cada vez más al sur, hacia otras provincias.

Como consecuencia de este desplazamiento, el cultivo del maní se ha visto forzado a abandonar su zona núcleo y a correrse hacia áreas de distintas características agroecológicas, llegando al norte de La Pampa y de San Luis. En la actualidad, la región manisera se compone –en promedio- de unas 220.000 Has en la provincia de Córdoba; unas 30.000 hectáreas en San Luis y La Pampa y unas 10.000 distribuidas en Salta y Jujuy.

Por los altos costos de producción que tiene el maní y su complejidad operativa, el Cluster debió adoptar un esquema de organización rigurosa: los agricultores están integrados en cooperativas (estas cooperativas tienen sus propias plantas industriales y su propia operación de exportación) o bien están vinculados a la industria a través de convenios asociativos.


Investigación Científica

La industria manisera argentina es uno de los sectores que más invierten en investigación científica y esta particularidad se ve reflejada en la posición de liderazgo que ostenta Argentina en el mercado mundial del maní.

Desde mediados de los ‘ 80, en distintos ámbitos ( INTA, IFFIVE, Universidades Nacionales de Río Cuarto y de Córdoba, CEPROCOR, Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos –ICTA- de la UNC y Laboratorios privados) se vienen desarrollado numerosos proyectos de investigación sobre temas relevantes para la producción manisera: nuevas variedades, sistemas de riego, micotoxinas, hongos patógenos, manejo y conservación de suelos, sanidad de semilla, prevención y control de enfermedades, modelos de producción sustentable, optimización de cosecha y post-cosecha, aspectos nutricionales, innovación de productos, temas alimentarios y de consumo, entre otros.

En agosto de 2001, se creó la Fundación Maní Argentino, financiada por las empresas de la CAM y administrada por el Centro de Ingenieros Agrónomos de Gral. Cabrera y Zona –CIA— , a través de un Consejo Directivo integrado con delegados de los distintos eslabones de la cadena.

Desde entonces, la Fundación conduce y coordina la tarea de investigación en maní. Así, la FMA detecta y releva los problemas e inquietudes del sector, define las prioridades y suscribe Convenios de Vinculación Tecnológica con distintos centros de estudio públicos y privados para la ejecución de los proyectos de investigación.

La transferencia de tecnología es realizada por los profesionales extensionistas de los INTA de la región (Manfredi, Gral. Cabrera y Río Cuarto), los ingenieros agrónomos del CIA y de las empresas industriales. A lo largo del año, se hacen diversas jornadas y seminarios de capacitación que cuentan con masiva concurrencia de colonos, profesionales y estudiantes de la región. Entre estas actividades, se destacan el Circuito del Maní (Abril ó Marzo, en General Deheza y General Cabrera, alternativamente), Jornada Manisera a Campo (Abril, varias localidades); la Jornada Nacional del Maní (Septiembre, en General Cabrera); y el Concurso BASF de Máximos Rendimientos en Maní (Agosto, en General Cabrera).


Las Exportaciones

En la década anterior, China exportaba un promedio de 500.000 toneladas anuales de maní, Argentina 300.000 toneladas y los Estados Unidos, unas 200.000. A partir de 2006 y hasta la fecha, las exportaciones de maní comestible de Argentina superaron las 400.000 toneladas anuales[2]. En 2010, Argentina despachó 496.000 toneladas de manufacturas de grano, a 88 países.
Nuestro país también exporta pasta y manteca de maní, y unas 60.000 toneladas de aceite de maní y subproductos, tales como harina y pellets. Argentina es el primer exportador mundial de aceite de maní.

Alrededor del 65 % de las exportaciones maniseras argentinas va a la Unión Europea (principalmente Holanda, Alemania, Inglaterra, España, Italia, Grecia y Francia), y el resto se reparte entre USA, Canadá, México, Emiratos Arabes, Sudáfrica, Brasil, Australia, Chile, Rusia, Argelia, Ucrania, China, India, Jordania, Taiwan, Japón, Thailandia y otros países.

Estados Unidos, por su lado, produce anualmente entre 1,6 y 2 millones de toneladas de maní en caja. Sus productores gozan de importantes subsidios. Su mercado interno consume la mayor parte de esa producción y ese consumo doméstico está en alza. China produce unas 14.000.000 de toneladas de maní. Exporta menos del 5% de su producción anual –principalmente a sus vecinos del SE Asiático-, destinando casi la totalidad al consumo interno. Los problemas de calidad y sanidad de su maní le han significado reiteradas sanciones por parte de las autoridades sanitarias Europeas.
Por otra parte, China está incrementando fuertemente su consumo doméstico de maní y aceite de maní, por lo cual, sus saldos exportables van disminuyendo drásticamente, y al mismo tiempo, crecen sus importaciones de estos productos de Argentina.

Precisamente atendiendo a las tendencias y a las nuevas exigencias de la legislación alimentaria europea, todas las plantas procesadoras de las firmas asociadas a la Cámara Argentina del Maní instrumentaron sistemas de aseguramiento de higiene y calidad (Buenas Prácticas de Manufactura y HACCP) en el marco de un convenio suscripto con la Dirección Nacional de Alimentos de la Secretaría de Agricultura de la Nación. Hoy, la mayoría cuenta además con certificaciones BRC (British Retail Consortium) y ETI (Ethical Trading Initiative).

Desde 2006, nuestra industria manisera exhibe sistemas de producción implementados bajo los más rigurosos standards de sanidad y seguridad alimentaria.

También en 2006 comenzó a ejecutarse el Programa de Monitoreo de Residuos de Pesticidas en Maní en Argentino, conducido por la Fundación Maní y desarrollado por laboratorios privados, el INTA y el CEPROCOR.

CONCLUSIONES

Las exportaciones del Cluster Manisero le significan al país y a la provincia de Córdoba un ingreso de divisas por más de 600 millones de dólares anuales.

El hecho de que nuestra mercadería compite en franca desigualdad de condiciones contra el maní de otros Orígenes que gozan de subsidios, mecanismos proteccionistas y otras ayudas internas otorga inmensa trascendencia a los logros alcanzados.

No es un dato menor que China, el mayor productor de maní del mundo, está comprando cada vez más maní Argentino para sus nichos gourmet. También compran nuestro maní los otros productores importantes, como EEUU, India, Sudáfrica, México, Turquía, Brasil y Australia.

La consolidación del mercado europeo, el firme avance hacia mercados no tradicionales, la creciente importación de maní Argentino por parte de nuestros propios competidores, y la posición de liderazgo conquistada globalmente, constituyen evidencia inobjetable de la extraordinaria competitividad demostrada por el Cluster.

Las extraordinarias sinergias logradas por el Complejo son el resultado del compromiso asumido por todos los actores de esta cadena productiva, hecho poco usual en la Argentina, en franca demostración de unidad y confluencia en torno a un proyecto a largo plazo.
La construcción de esas sinergias fue posible gracias a la acción de la Cámara Argentina del Maní como representante y aglutinante natural de todos los eslabones de la cadena.

Todo indica que podría haber un sostenido crecimiento del share de Argentina en el comercio manisero global, independientemente de la volatilidad de los precios. Sin embargo, para lograr este cometido, resulta indispensable la creación de políticas de estado para la producción agroindustrial y para la defensa de las economías regionales, en cuyo marco se instrumenten medidas eficaces y concretas que permitan minimizar la desigualdad con otros orígenes y mantener la competitividad de nuestras exportaciones.-

Documento elaborado por Beatriz Ackermann
Córdoba, Enero 2011








   

© Copyright INSA INDELMA S.A. 2014


 

Tel. (+54 358) 493 26 35
Tel. (+54 358) 493 31 68
P. Industrial 34257
5809 – Córdoba – Argentina

Tel. +54 358 493 0875
sales@insamani.com.ar

Cel. 0358 548 1637
info@insamani.com.ar